Al Embajador Ken Salazar: OPINION: Por Evy Peña, Centro de los Derechos del Migrante (CDM)

https://www.reforma.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?__rval=1&urlredirect=/al-embajador-salazar-2021-09-22/op212646?referer=–7d616165662f3a3a6262623b6770737a6778743b767a783a–

OPINION: Al Embajador Salazar
Por Evy PeñaCentro de los Derechos del Migrante (CDM)en REFORMA(22 Sep. 2021).-
La semana pasada, el nuevo Embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, entregó sus cartas credenciales al presidente Andrés Manuel López Obrador. Con tres prioridades -migración, seguridad y pandemia-, no pudo haber escogido un momento más idóneo para aterrizar en México. Tan solo un par de días antes de su llegada, ambos gobiernos resucitaron el Diálogo de Alto Nivel para abordar temas regionales de manera estratégica y cooperativa, indicando un nuevo capítulo de la relación bilateral.
Según comentarios de su contraparte mexicana en Estados Unidos, el tema de los programas de trabajo temporal surgió durante el Diálogo. Esto está en línea con las declaraciones de mandatarios de ambos lados de la frontera, quienes han promovido las visas de trabajo como una forma de migración ordenada, segura y regular.
Esperemos que la llegada del Embajador Salazar renueve la perspectiva sobre el tema, y que a diferencia de sus colegas aborde la migración laboral a partir de los derechos humanos.
Los programas de migración laboral permiten a cientos de miles de personas migrantes, en su mayoría mexicanas, trabajar en Estados Unidos cada año con una visa. Desde agricultura y paisajismo hasta procesamiento de mariscos, hay industrias estadounidenses enteras que dependen de la labor de personas migrantes. La estructura de estas visas restringe la libertad de movimiento de las personas migrantes y obstaculiza su acceso a servicios legales, exponiéndolas a abusos como acoso, condiciones insalubres, robo de salarios y trata de personas.
No hace falta ver más allá de este verano para encontrar noticias sobre el abuso sistemático que enfrentan las y los trabajadores bajo estos programas. Inclusive es el motivo de la primera queja en contra del gobierno de Estados Unidos bajo el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, los gobiernos de México y Estados Unidos continúan recurriendo a la visas de trabajo para frenar la migración proveniente del Triángulo Norte. Y en sus discursos orientados a “soluciones estratégicas” parecen olvidar que la temporalidad y los abusos en este sistema lo convierten en una propuesta inviable para abordar los asuntos más urgentes de la región.
El Embajador Salazar ha expresado su compromiso de impulsar un sistema de migración que funcione para México y Estados Unidos. Pero es indispensable que tal sistema se base en las voces y perspectivas de personas migrantes -y que funcione para ellas, sus familias y sus comunidades.
Aunque la meta de reformar estos programas de migración laboral puede parecer lejana, el Embajador puede comenzar con un paso sencillo desde su propia trinchera: incrementando la transparencia en el proceso de reclutamiento. Actualmente, el Departamento de Estado no publica de manera regular el desglose de datos de las personas que tramitan sus visas de trabajo en la embajada y los consulados de Estados Unidos en México. Contar con los datos sobre las comunidades de origen, género y edad de personas migrantes en relación a sus empleos es de suma importancia. Además de revelar la discriminación, esta información sería una herramienta fundamental para asegurarnos de que los legisladores implementen políticas basadas en datos. A pesar de ser un avance crítico, esto no reemplazaría la necesidad subyacente de rediseñar estos programas.
La migración laboral debería ser un tema preeminente para la región, y sin duda uno que se incluya en el Diálogo de Alto Nivel entre Estados Unidos y México. Pero sin una perspectiva de derechos humanos cimentada en las experiencias de aquellas personas que viven los defectos de los programas de trabajo temporal, no podemos más que recaer en el ciclo de violencia e injusticia una y otra vez. El Embajador Salazar tiene la oportunidad de romperlo.
La autora es directora de comunicaciones y desarrollo en el Centro de los Derechos del Migrante. @evypena @CDMigrante

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *